© 2019 por WORLDLANDO

  • YouTube
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter

ESTE SOY YO, CONÓCEME

Un 23 de Abril de 1984 llegué al mundo, precisamente en la ciudad de Leones, al sudeste de la Provincia de Córdoba.

En ese momento nadie esperaba mi llegada, como se dice en la jerga “llegue en paracaídas”. Soy el tercer hijo de la hermosa familia que formó Héctor Llabrés con Malena Kalbermatter. Fruto de este amor llegó en primer lugar mi “hermanita” María Nella y dos años después mi “hermanito” Julio.

Ellos ya adolescentes, fueron quienes eligieron mi nombre, por aquellos años (a pesar de yo ser millennials) no había internet o Wikipedia para investigar los significados de los nombres, por ende, un libro fue lo que los guió. Nella elegía nombre de mujer y de haber sido nena hoy escribiría como Victoria. Julio fue el encargado de elegir el nombre de varón, deslizó Emanuel y al leer su significado (Dios con nosotros) mi mamá dijo “eso es él, Dios con nosotros, Dios nos ha mandado esta gracia” y así es como llevo mi nombre con orgullo.

 

Desde chico siempre quise ser Periodista, jamás dudé de mi profesión, tal es así que mientras muchos amigos se preguntaban que querían ser, yo tenía en claro lo que deseaba. En 2002, ya con el secundario completo, me mudé a Rosario (Santa Fe, Argentina) a estudiar Periodismo Deportivo. Tan solo 3 años más tarde ya estaba graduado para empezar a ejercer un gran sueño.

 

Fundé con dos amigos y compañeros de estudio un semanario, “Tr3s Deportivo”. A los dos años dimos un vuelco y uno de los socios decidió abrirse y se sumó mi hermano (Julio, es Licenciado en Comunicación Social) a lo que fue un hermoso proyecto, un periódico semanal de nuestra ciudad, Leones, al cual llamamos “El Informante”. También trabajé en varios programas radiales, destaco un proyecto que duró 4 años, “Hace Lo Que Quieras”, un programa matutino donde contábamos con un grupo humano maravilloso. También en el lapso de esos años integré la Prensa de la “Fiesta Nacional del Trigo”, estuve a cargo como Jefe de Prensa del “Club Sarmiento”, relaciones públicas del boliche más grande de la zona “La Chavela” y hasta tuve la posibilidad de trabajar un tiempo en una agencia de viaje, “Unicornio”, entre las tareas más importantes para destacar.

 

Pero la vida va corriendo y por allá en 2013, por diferentes situaciones que se atravesaron en mi camino, tomé la decisión de irme por primera vez, por un tiempo prolongado, fuera de mi país. En aquella oportunidad el destino elegido fue Estados Unidos, precisamente la hermosa ciudad de Nueva York, la "Gran Manzana", allí me capacité con el estudio de la lengua inglesa.

 

Al regresar ya nada fue igual, desde el momento que volví a pisar mi país, sabía que quería experimentar el viajar por el mundo, fue entonces que se despertó en mí esa sensación que tienen los viajeros, el sentir que no pertenecemos a un solo lugar, sino que experimentamos cada rincón que pisamos, que en esos lugares hay algo nuestro.

 

Fue así que en 2015 arribé a Australia con la Visa Work & Holiday, de las mejores experiencias que realicé en mi vida, hago una pausa, abro paréntesis para remarcarles esto (jamás en su vida podrán arrepentirse de realizar una experiencia como esta, ya sea cual fuere el destino). El lugar elegido fue nada más y nada menos que la 7 veces consecutiva elegida como la mejor ciudad del mundo para vivir, Melbourne (este dato es hasta 2017, tal vez continúe siendo elegida por varios años).

Empezar de cero, elegir y consolidar amistades, conocer e insertarme en una ciudad multicultural. La rueda que siempre digo que existe en la vida fue la que me llevó a entender muchas situaciones que tenemos que atravesar. Hay que lograr ingresar a la rueda, una vez dentro depende de nosotros mismos mantenerla en movimiento, con empujones de responsabilidad, compromiso, voluntad y sacrificio. Gracias a eso pude trabajar en un bar, “Rumour” del cuál aprendí muchísimo y me quedaron excelentes recuerdos y lo mismo en una empresa gigante, como “Porsche”, donde empecé como el “argentino” y terminé despidiéndome de grandes amigos que me marcaron en esa inolvidable experiencia. Cuanto le debo a Australia, en mi vida, cuanto más me formé y cultivé algo que no es sencillo, la tolerancia hacia los demás y hacia mí mismo.

La vida a veces nos pone a prueba, volver a mi país y decidir reinsertarme en lo laboral, mudarme a la ciudad capital de mi provincia, Córdoba. Establecerme, empezar a trabajar en un lugar magnífico, con personas que hoy son mis amigas. El área de Social Media del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia de Córdoba, fue un el desafío, a pesar de que allí encontré una estabilidad y un grupo humano que jamás olvidaré, siempre dentro mío estuvo esta pasión, viajar. Si la vida es una sola, porque no ir por la pasión, que nada nos detenga.

Volví a emprender, dejando atrás muchas cosas positivas. Mi gran objetivo hoy es Worldlando, viajar, conocer países, insertarme en culturas y poder transmitir e inspirar a viajeros a que salgan a recorrer este hermoso planeta. ANIMARSE es una palabra clave, atravesarán millones de situaciones que se transformarán en aventuras que los harán sentir más vivo que nunca.

Leí y quiero copiarle la frase a un gran viajero, que es una de las personas que me inspiró a mí a transformar Worldlando en un método de vida, y él dice “LA VIDA ES UN VIAJE no te olvides de tomar fotos”.